Acero, Anartxy

Mantenimiento de las joyas de acero

IMG_4432A

Indudablemente el acero es un material muy fuerte y por lo tanto, ideal para la joyería. No se oxida ni pierde el brillo. Tiene una excelente durabilidad ya que es casi inmune a roces, transpiración o agua de mar. Una joya de acero puede durar mucho tiempo pero, para añadirle más años de vida, es necesario seguir una serie de pasos que explicamos a continuación.
Su mantenimiento es sencillo y barato, ya que los productos para su limpieza son comunes en cualquier hogar.

Para mantener las joyas de acero en perfecto estado, hay que eliminar cualquier resto de polvo con un paño de suave.
Con un poco de agua tibia y jabón neutro se pueden frotar suavemente hasta eliminar la suciedad adherida. Es necesario repetir la operación pero esta vez sólo con agua para eliminar cualquier resto de jabón.
Si las piezas de acero tienen vetas, es conveniente limpiarlas siguiendo la dirección de éstas.
Para eliminar la suciedad atrapada en las hendiduras o huecos de las piezas de acero inoxidable, se puede frotar suavemente con un cepillo de dientes viejo impregnado en pasta dentífrica.
Secar las piezas ya limpias sobre un paño de algodón que no deje pelusas, en una zona bien ventilada.

limpieza acero copia

Para un acabado perfecto también existen paños especiales para la limpieza de joyas de acero, que se encuentran a la venta en joyerías o tiendas especializadas.
Aunque es muy raro encontrar  arañazos en joyas hechas de acero no está de más proteger las piezas de roces y golpes. Por ello, para el transporte de las joyas se recomienda disponer cada pieza en una bolsa de plástico o de tela. Nunca se deben poner dos piezas juntas en la misma bolsa para evitar roces entre ellas.
Para su almacenamiento, existen cajas de joyería que están divididas en diferentes secciones para que cada pieza pueda tener un lugar propio. También se pueden almacenar en las mismas bolsas utilizadas para su transporte.
Artículo anterior Artículo siguiente

También puede interesarte